UNICEF - Informe Anual 2017
UNICEF - Informe Anual 2017

unicef colombia

Mensaje del representante

Avanzando en el camino hacia la paz duradera

messageEn el 2017, Colombia dio una muestra de la resiliencia inquebrantable de su gente y mostró al mundo cómo las diferentes comunidades del país, desde Punta Gallinas, en La Guajira, hasta la Quebrada San Antonio, en Nariño, trabajaron para reconstruir los lazos de confianza y recuperar el tejido social después de tantos años de polarización y confrontación. Por primera vez en más de cinco décadas, los colombianos pudieron vivir alejados del ruido de los fusiles y de la violencia generada por el conflicto armado más largo de América Latina, al que se le atribuyen 8.3 millones de víctimas registradas, de las cuales el 31% son niños, niñas y adolescentes. La firma de la paz entre el estado y las antiguas FARC-EP en septiembre de 2016 mostró cómo los derechos humanos, los valores democráticos, la paz, el perdón y la reconciliación pueden prevalecer sobre la guerra, el odio y la venganza.

Como era de esperarse, la firma de los acuerdos, la dejación de las armas y la desmovilización del grupo guerrillero no resolvieron automáticamente los profundos problemas sociales del país. Efectivamente, durante el año pasado, el proceso de paz enfrentó obstáculos y sufrió retrasos que en varios momentos dieron lugar a voces que cuestionaron duramente su pertinencia y sostenibilidad. Sin embargo, los datos hablan por sí solos: durante 2017 se registró la tasa de homicidios más baja de los últimos 30 años y también ha habido una caída dramática del número de secuestros, los accidentes por minas antipersonal, el desplazamiento interno y demás eventos ligados al conflicto armado. El país ha comenzado a recibir los dividendos de la paz. Depende del Estado y de todos los sectores de la sociedad civil, asegurar que los acuerdos de la paz prevalezcan y se sigan cumpliendo durante este año de transición política, de tal forma que los dividendos continúen creciendo y beneficien a todos los colombianos.

La firma de la paz entre el estado y las antiguas FARC-EP en septiembre de 2016 mostró cómo los derechos humanos, los valores democráticos, la paz, el perdón y la reconciliación pueden prevalecer sobre la guerra, el odio y la venganza.

No obstante los avances registrados, aún prevalecen retos inaplazables: la prevalencia de la pobreza, las desigualdades, la exclusión y el surgimiento o intensificación de otros tipos de violencia, causan sufrimiento extremo y podrían incluso amenazar la sostenibilidad de los acuerdos de paz en el largo plazo. Las regiones más pobres de Colombia, donde vive la mayoría de las comunidades indígenas y afrodescendientes, sufren de violencia perpetrada por otros grupos armados no estatales, derivada de actividades económicas ilegales, incluyendo la explotación y el tráfico sexual de niños, niñas y adolescentes.

La firma de la paz representa una enorme oportunidad para que el Estado se haga presente en cada rincón del país, no solamente a través de una mayor presencia en cuestiones de infraestructura y seguridad sino a través de la presencia social, garantizando el acceso equitativo de la población y en especial de los niños, niñas y adolescentes, a servicios de salud, nutrición, educación, cultura, recreación, protección y justicia, asegurando que cada persona pueda desarrollar su potencial y pueda convertirse en miembro activo de una sociedad pacífica. Son los niños y niñas de hoy quienes velarán por los derechos humanos y la paz en Colombia en los próximos años y depende de nosotros garantizar que cuenten con las mejores capacidades para cumplir con esta tarea.

Son los niños y niñas de hoy quienes velarán por los derechos humanos y la paz en Colombia en los próximos años y depende de nosotros garantizar que cuenten con las mejores capacidades para cumplir con esta tarea.

Durante 2017, UNICEF continuó trabajando de forma estratégica para avanzar en esta dirección y promover los derechos de la infancia en todo el territorio nacional, contribuyendo así a la construcción de la paz y la reconciliación y al desarrollo sostenible. El trabajo de la organización en el país se realizó tanto a nivel nacional como a nivel territorial, a través de diferentes estrategias coordinadas, en estrecha cooperación con el gobierno nacional y en alianza con una amplia gama de socios y aliados del sector público, privado, la cooperación internacional, el sector académico, las organizaciones de la sociedad civil y los donantes, entre otros.

La experiencia, los conocimientos, el compromiso, apoyo y la generosidad incondicional de nuestros aliados y donantes hicieron posible que UNICEF afrontara con grandeza los retos y las exigencias que se presentaron durante el año. Así mismo, el apoyo de estos permitió la respuesta rápida de UNICEF a las emergencias y crisis humanitarias que afectaron al país durante 2017, como ocurrió en Mocoa, Putumayo el 1 de abril, cuando un deslizamiento causó la muerte a más de 300 personas y afectó de forma directa a aproximadamente 15.000 niños, niñas y adolescentes. UNICEF respondió rápidamente a través de intervenciones en agua, saneamiento e higiene, educación y protección y diseñó un proyecto de desarrollo de largo plazo, para abordar los problemas subyacentes de disparidad social y marginalidad en las zonas urbanas y periurbanas de Mocoa.

El informe a continuación resume algunos de los principales resultados de nuestro trabajo en Colombia durante 2017. En él se evidencia que el trabajo en equipo genera resultados sostenibles en beneficio de la infancia y adolescencia. Una vez más queremos agradecer a nuestros socios estratégicos, aliados y donantes quienes, a través de su trabajo y sus aportes, han acompañado cada paso del camino hacia la consolidación de la paz. Esperemos que continúen acompañándonos en la búsqueda incansable de un mejor país para nuestros niños, niñas y adolescentes.

signture
Roberto De Bernardi
Representante de UNICEF Colombia

La situación de los niños, niñas y adolescentes en Colombia

situation Colombia es el segundo país más poblado de Sudamérica y según las proyecciones del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, antes de finalizar 2018 la población ascenderá a 50 millones de personas. Aproximadamente 8 de cada 10 habitantes viven en zonas urbanas[1] y alrededor de un tercio de la población total corresponde a niños, niñas y adolescentes[2].

A pesar de completar ya varios años de desaceleración económica, el país ha avanzado sustancialmente en la reducción de la pobreza. Desde 2010, la pobreza multidimensional[3] pasó de 30.4% a 17.8% en 2016. En los últimos dos años, 182.000 personas han salido de la pobreza multidimensional en las cabeceras municipales, mientras que en las zonas rurales del país, lo han hecho otras 73.000 personas.

En 6 años el país pasó de 13.7 millones de personas en condición de pobreza multidimensional a 8.5 millones en 2016.

De forma similar, la distribución del ingreso ha venido mejorando y se han completado tres años con reducciones consecutivas del Coeficiente Gini[4]. Sin embargo, la pobreza y la desigualdad afectan de forma desproporcional a los grupos excluidos y todavía persisten desafíos para que los frutos del desarrollo económico y social lleguen a todos los colombianos. En 2011, por ejemplo, uno de cada tres niños vivía en pobreza y los niños, niñas y adolescentes de áreas rurales tenían entre 2.4 y 2.8 veces más probabilidades de vivir en pobreza multidimensional que aquellos que vivían en zonas urbanas. Así mismo, Colombia sigue siendo uno de los países más desiguales de América Latina y del mundo.

situation

situation

Acerca de la salud

A nivel nacional, se evidencia que la atención prenatal profesional a madres gestantes se estimó en 97% para 2015, aunque en las regiones rurales se sitúa en 93.7% y entre las mujeres sin educación formal es de 68.8%[5].

En 2016, —según datos preliminares publicados en el Balance de Resultados (2017) del Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018: “Todos por un nuevo país” (PND) - la razón de mortalidad materna se situó en 49,2 por cada cien mil nacidos vivos en el total nacional y 86,2 en el área rural dispersa. La ocurrencia de muertes maternas refleja las inequidades en el acceso a los servicios de salud y subraya las diferencias entre ricos y pobres. La mortalidad materna es más alta en los departamentos del quintil con mayor pobreza[6] , en particular, en comunidades indígenas y zonas rurales apartadas.

La ocurrencia de muertes maternas refleja las inequidades en el acceso a los servicios de salud y subraya las diferencias entre ricos y pobres.

De forma similar, aunque la tasa de mortalidad infantil ha tenido un descenso sustancial en los últimos quince años, ubicándose en 14 por cada 1.000 nacidos vivos en 2015, este avance no se ha dado de forma homogénea en el país. La tasa de mortalidad infantil registrada en áreas rurales es 1.5 veces más alta que en áreas urbanas, según la ENDS 2015 y entre madres sin educación es 4.6 veces más alta que en las madres con educación superior. Se destacan las diferencias en la forma como se presenta la mortalidad infantil por pertenencia étnica. Las tasas más altas corresponden al grupo Rom, Palenqueros de San Basilio e Indígenas (160, 43 y 29 muertes por cada 1.000 nacidos vivos en 2014, respectivamente)[7].

El porcentaje de adolescentes (15 a 19 años), madres o embarazadas primerizas pasó de 19.5% en 2010 a 17.4% en 2015[8]. El descenso ha sido mayor en los grupos más favorecidos: en el quintil más alto de riqueza, en el nivel superior de educación, en la zona urbana, en las regiones más desarrolladas.

Solo el 48.4% de los menores de seis años asisten a programas de atención a la primera infancia

Acerca de la educación

En materia de educación, las inequidades continúan siendo profundas y reproducen las condiciones de exclusión de las comunidades rurales, indígenas y afrodescendientes.

En la ENDS (2015) se estableció que el 48.8% de la población infantil, menor de seis años de edad, asistía a programas de atención a la primera infancia, con una mayor asistencia estimada en las zonas urbanas[9].

En 2016, la tasa de cobertura bruta en primaria fue de 104.55 %; en secundaria fue de 100.48% y en media fue de 79.5 %. Aunque se ha avanzado existen grandes desafíos en los niveles más altos de la educación y en zonas rurales. Por ejemplo, en 2015, la tasa de cobertura neta en educación media en el Chocó fue de 20.35%, mientras que en Bogotá fue de 50.61%[10].

La deserción escolar afecta a los niños más que a las niñas, tanto en la educación primaria como en la secundaria y la tasa de abandono es mayor en áreas rurales que en urbanas y en los niveles más altos. Entre 2015 y 2016, la tasa de deserción intra-anual de educación preescolar, básica y media aumentó de 3,26% (2015) a 3,74% (2016)[11].

En términos de medición de calidad educativa, en 2015, en las pruebas PISA, los estudiantes en Colombia obtuvieron un puntaje promedio de 425 en lectura, 416 en ciencias y 390 en matemáticas, siempre por debajo de los promedios de la OCDE (493, 490 y 493, respectivamente).

Acerca de la protección infantil y la violencia

Colombia continúa enfrentando los efectos de más de medio siglo de conflicto armado interno y violencia. Si bien algunas de las afectaciones asociadas con la violencia armada han disminuido desde el acuerdo de paz, el riesgo de reclutamiento y utilización de niños - por parte de grupos armados ilegales -, se mantiene. Así mismo, la población civil continúa enfrentándose al control de las comunidades, las amenazas y asesinatos selectivos al igual que violencia sexual y basada en género. Los grupos poblacionales más vulnerables como los grupos étnicos, las mujeres, niñas, niños, adolescentes y jóvenes que viven en zonas rurales de difícil acceso y zonas urbanas, han recibido el mayor impacto humanitario[12].

Entre 2004 y 2016 hubo una reducción considerable de los homicidios cometidos por violencia en el marco del conflicto armado.

A pesar de que la firma del acuerdo de paz redundó en una disminución significativa del desplazamiento interno, durante 2017 se registró el desplazamiento de 67.422 personas (por expulsión) y 59.098 (por recepción)[13]. En la actualidad los éxodos masivos se dan por enfrentamientos entre grupos armados, seguidos por acciones y amenazas de actores desconocidos y por bandas criminales.

Según la Dirección para la Acción Integral contra Minas Antipersonal a febrero de 2018, se han registrado 11.542 víctimas por minas antipersonal y munición sin explosionar. Mientras que en 2006, el año más crítico, se presentaron 1.232 víctimas, durante 2017, se presentaron 56 víctimas, en 25 municipios de 10 departamentos del país. De ese total, 10 fueron menores de edad[14]

situation

Es importante mencionar que en 2016 se registraron 757 homicidios contra personas menores de 18 años. De este total, 542 casos se concentraron en hombres entre los 15 y 17 años de edad[15].

En 2016, hubo 21.399 casos de exámenes médico-legales por presunto delito sexual. En general, el 86% de las valoraciones se realizaron a niños, niñas y adolescentes (18.416 casos) y de estas víctimas, aproximadamente, 8 de cada 10 fueron niñas y adolescentes mujeres. Las principales víctimas de violencia sexual son niños, niñas y adolescentes. La violencia contra menores de 18 años se da especialmente en su vivienda y los agresores son personas cercanas como familiares, conocidos y amigos.

Acerca de los desastres naturales

Colombia es un país altamente vulnerable a los desastres naturales. De acuerdo con información de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, durante 2017, aproximadamente 100.719 familias resultaron afectadas y 471 personas fallecidas, principalmente en los departamentos de Putumayo, Caldas, Córdoba, Cauca y Antioquia[16].

Se destaca el desastre ocurrido en Mocoa, Putumayo, donde una avalancha ocurrida en la madrugada del 1 de abril causó más de 300 muertes y afectó aproximadamente a 17.000 personas[17].

100.719 familias resultaron afectadas por desastres naturales (2017).

UNICEF en acción durante 2017

El objetivo general del Programa de Cooperación de UNICEF en Colombia para el período 2015-2019 es garantizar que las niñas, los niños y los adolescentes disfruten de sus derechos mediante un acceso equitativo a los servicios sociales, mejoren sus resultados de aprendizaje y gocen de una protección eficaz contra la violencia, contribuyendo así a la construcción de la paz y la reconciliación. El programa promueve un cambio favorable en el entorno, asegurando que se dé prioridad a los derechos de la niñez y adolescencia en el contexto del posconflicto.

Damos prioridad en donde los niños, niñas y adolescentes enfrentan mayores barreras.

La estrategia de UNICEF en Colombia se desarrolla tanto a nivel nacional como a nivel territorial y se busca que haya una retroalimentación permanente entre las iniciativas que se llevan a cabo en estos ámbitos, de tal forma que la experiencia sobre el terreno alimente la formulación e implementación de políticas, presupuestos y leyes nacionales, a la vez que las iniciativas a nivel nacional den paso a cambios concretos y reales en los territorios en donde transcurre la vida de los niños, niñas y adolescentes.

unicefA nivel nacional, el programa se enfoca en la promoción y desarrollo de políticas y programas, y el monitoreo. Las estrategias de cooperación incluyen la generación de evidencias, la abogacía y el diálogo político, entre otros, que ayudan a posicionar el tema de la infancia en la agenda pública, facilitan el monitoreo, la rendición de cuentas y el consenso en la aplicación de políticas, y dan a conocer los principales desafíos a los que se enfrentan los niños.

En el nivel territorial, UNICEF da prioridad a departamentos donde los niños, niñas y adolescentes enfrentan mayores barreras para el ejercicio de sus derechos: Chocó, Cauca, Nariño, Antioquia, Córdoba, Amazonas, Putumayo, La Guajira y Caquetá. Las intervenciones del programa incluyen el apoyo a proyectos demostrativos específicos relativos a diferentes componentes del programa, con el objetivo de que otros los puedan replicar en el territorio nacional.

Desde el punto de vista estratégico, el programa pretende contribuir al fortalecimiento de las capacidades de diversos actores para la aplicación de enfoques multidimensionales e intersectoriales que garanticen el cumplimiento de los derechos de los niños en el escenario del posconflicto, con especial atención a los enfoques innovadores en los territorios donde existe mayor vulnerabilidad, incluyendo las comunidades indígenas y afrodescendientes.

UNICEF está fuertemente comprometida con la consolidación de la paz en el territorio nacional y sus acciones buscan contribuir a la construcción de un dividendo tangible de la paz.

El Programa de Cooperación está compuesto por cuatro componentes programáticos y un enfoque transversal de equidad de género en línea con las políticas de género de Colombia y el Plan de Acción sobre Género de UNICEF: Protección de la niñez, Educación inclusiva, Supervivencia y desarrollo infantil, Inclusión social y monitoreo de los derechos de la niñez.

Departamentos priorizados 2017

unicef
  • UNICEF da prioridad a ciertas zonas geográficas en donde los niños, niñas y adolescentes sufren mayor privación de derechos y exclusión: Chocó, Cauca, Nariño, Antioquia, Córdoba, Amazonas, Putumayo, La Guajira y Caquetá.
  • Para los niños, niñas y adolescentes de todo el país UNICEF enfoca sus esfuerzos en la reducción de inequidades de género, étnicas o económicas que les afectan.

Igualdad de género y la prevención de la violencia basada en género

La promoción de la igualdad desde las primeras etapas de la vida, puede cambiar sustancialmente las condiciones materiales de niñas, niños y adolescentes, sus familias y comunidades, por ese motivo UNICEF concentra sus esfuerzos en desarrollar proyectos que se aproximen mejor a las necesidades y capacidades diversas de la niñez en el país.

Para contribuir a este propósito y en concordancia con el Plan de Acción de Género de UNICEF en el mundo, en Colombia se priorizó la prevención y respuesta a la Violencia Basada en Género (VBG)[18] contra niñas, niños y adolescentes; el desarrollo de acciones para promover el rol masculino en las prácticas de cuidado y crianza; y la generación de capacidades para mejorar el ambiente escolar con especial énfasis en la situación de niñas adolescentes.

En cuanto a la prevención y respuesta a la VBG, UNICEF elaboró un estudio para identificar los comportamientos y prácticas que sustentan esta forma de violencia. Este estudio se realizó en Mocoa (Putumayo), Quibdó (Chocó), Montería y Tierralta (Córdoba), con participación de niñas, niños, adolescentes, sus familias, comunidades y actores institucionales. El año 2018 será el momento de usar los resultados de este estudio para generar estrategias de cambio de comportamientos de manera que la niñez y la adolescencia estén más protegidas frente a formas de VBG, como el abuso sexual.

UNICEF Colombia priorizó la prevención y respuesta a la Violencia Basada en Género (VBG).

Respecto a la promoción del rol masculino en las prácticas de cuidado y crianza de la primera infancia, se identificaron los elementos culturales y sociales que inciden en la participación y corresponsabilidad de los hombres en esta labor, de manera que se incorporen acciones específicas para facilitar su involucramiento en el marco de la estrategia Seres de Cuidado de UNICEF.

En el ámbito educativo, se elaboraron 12 perfiles sobre las expresiones de VBG que afectan a niñas, niños y adolescentes, y que evidencian la necesidad de fortalecer las acciones de los comités de convivencia escolar de manera que cuenten con mejores prácticas para prevenir y responder frente a casos de violencia sexual

Además, en el marco de la conmemoración del día internacional de la niña, UNICEF realizó el lanzamiento de la investigación sobre el Manejo de la Higiene Menstrual de niñas y adolescentes en instituciones educativas del pacífico colombiano, en el que se propició un diálogo directo y participativo entre niñas, adolescentes y actores institucionales frente a los hallazgos encontrados, y los retos que debe atender el país para que sus necesidades específicas sean atendidas.

Finalmente, en el marco de los 16 días de activismo para erradicar la violencia contra niñas y mujeres que realizan las Agencias de Naciones Unidas, UNICEF hizo un conversatorio sobre las violencias de género que impactan desproporcionadamente a las niñas, con el propósito de visibilizar las expresiones y magnitudes de las violencias contra niñas y adolescentes, que contó con la participación de aliados y socios

Inclusión social y monitoreo de los derechos de la niñez

A través de este componente programático, UNICEF promueve el fortalecimiento de la gestión integral de políticas públicas y programas para la primera infancia, infancia y adolescencia en el país por parte de actores públicos y privados, en el marco del Sistema de protección social, del Sistema Nacional de Bienestar Familiar, y de la Estrategia nacional de superación de la pobreza. A través de cooperación técnica y financiera UNICEF desarrolla capacidades en el gobierno, empresas y sociedad civil para la formulación, implementación y evaluación de políticas públicas e inversión en favor de la niñez, asegurando un desarrollo sostenible.

UNICEF promueve un sistema de protección social sensible a la niñez y una estrategia amplia de reducción de la pobreza con perspectiva de derechos.

En alianza estratégica con el Sistema Nacional de Bienestar Familiar del ICBF, Save The Children y CIPI se brindó asistencia técnica en la definición de planes de acción territorial e implementación integrales de rutas de acción en primera infancia.

Se concertó con funcionarios, y consultando a la niñez, la Estrategia nacional "Territorios amigos de la niñez" para fortalecer capacidades territoriales en materia de: Gobernanza local, Derechos y Desarrollo sostenible y niñez. En el 2018 se iniciará el proceso de implementación territorial con los socios institucionales y aliados.

Así mismo, UNICEF apoyó el “Análisis y valoración de la inclusión del tema de la primera infancia, la infancia, la adolescencia y el fortalecimiento familiar en los planes de desarrollo territoriales 2016-2019”, cuyos resultados fueron socializados con la Estrategia Hechos y Derechos, y la Mesa de Trabajo departamental de políticas públicas sobre infancia de la Federación Colombiana de Departamentos.

Para garantizar el derecho a la participación de la niñez en la gestión de políticas, se acompañaron 25 territorios priorizados, con transferencias metodológicas que aseguran la incorporación de sus voces en proyectos con enfoque étnico.

Buscando fortalecer las respuestas a la niñez afectada por situaciones de emergencia humanitaria, UNICEF impulsó un estudio para promover la articulación entre el Sistema Nacional de Gestión del Riesgo y el Sistema Nacional de Bienestar Familiar. Y se apoyó el fortalecimiento del SUIN (Sistema Único de Información Normativa), transfiriendo su experiencia en cartografía social de SINFONIA Territorial. También se construyó una metodología de cartografía y de Análisis territorial de la situación de la niñez.

En esta alianza y con la Mesa de Gasto Público social en niñez, UNICEF impulsó un estudio para que el país pueda calcular y tener una línea de base sobre su inversión en la infancia a nivel nacional y local. Esta metodología fue aplicada en 12 entidades públicas que representan el 90% de la inversión en niñez a nivel nacional. Se espera que en el 2018 el gobierno pueda adoptar sistemáticamente esta medición de la inversión efectiva en niñez para poder realizar una mejor planeación y control de estos recursos públicos para la niñez.

UNICEF apoyó el análisis de 1.134 Planes de Desarrollo Territorial, para que los niños y las niñas sean incluidos.

Finalmente, se acompañó la implementación del Plan Nacional de Empresa y Derechos Humanos, y se diseñó la Estrategia de Empresa y Niñez que promueve la corresponsabilidad para que en las industrias priorizadas (agro, turismo y extractivas) se realice una debida diligencia y gestión de riesgos de afectación a la niñez en sus actividades, cadenas de valor y comunidades.

Educación inclusiva

social inclusionEl componente programático de educación inclusiva pretende aumentar las oportunidades para que todos los niños en áreas afectadas por las violencias puedan acceder, participar y aprender dentro de un sistema educativo de calidad inclusivo.

Durante 2017, con el objetivo de promover el acceso y la permanencia de los niños y niñas en un sistema educativo equitativo, inclusivo y de calidad, UNICEF continuó realizando labores de abogacía e incidencia frente al Ministerio de Educación Nacional para la formulación del Plan Especial de Educación Rural, la implementación de los lineamientos de etno-educación y de la política educativa para la paz y el fortalecimiento de las escuelas como ambientes protectores.

Como apoyo al proceso de implementación de estas políticas y planes educativos, UNICEF validó diversas estrategias durante 2017: "Trayectorias educativas" que apoya a las secretarías de educación y a las escuelas para garantizar el acceso, la calidad y la equidad de la educación a lo largo del ciclo de vida; "Escuelas en Paz", que contribuye a la formación en construcción de la ciudadanía y de una cultura de paz en las escuelas; y "Resignificación de Proyectos Educativos Comunitarios", que apoya la adaptación cultural de la educación para pueblos indígenas y afrodescendientes.

Se continuaron realizando labores de abogacía e incidencia frente al Ministerio de Educación Nacional en torno a la educación rural y la etno educación.

UNICEF diseñó estrategias para que los maestros, así como los niños y sus familias, generen herramientas útiles para la prevención de la Violencia Basada en Género y la discriminación. Como resultado, cada escuela priorizada por UNICEF tiene su propio perfil educativo sobre género en el entorno escolar, que incluye aspectos sobre violencia basada en género.

Con el objetivo de apoyar las comunidades más vulnerables al conflicto, así como fortalecer las capacidades del Ministerio de Educación Nacional para proporcionar servicios educativos a todas las personas menores de 18 años que viven o regresan a estas comunidades, UNICEF continuó con la formulación de 51 Planes de Gestión de Riesgos Escolares y como resultado del trabajo durante 2017: i) las comunidades educativas tienen mayor educación sobre el riesgo de minas; ii) los maestros fueron capacitados en la prevención de ZIKA; y iii) los Planes de Gestión de Riesgos Escolares incluyen estrategias de prevención de reclutamiento.

UNICEF, junto con el Ministerio de Educación Nacional y los socios de la Mesa Nacional de Educación en Emergencia prestó asistencia técnica a las secretarías de educación y a 51 escuelas de Putumayo, Chocó y Tolima; además de escuelas en la zona del Pacífico y la frontera con Venezuela, en respuesta a varias emergencias causadas por desastres naturales y otras formas de conflicto.

UNICEF dirigió y movilizó recursos para desarrollar una capacitación de capacitadores sobre Educación Sensible al Conflicto, adaptando las pautas del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) al contexto colombiano y formulando 10 planes para replicar a futuro esta capacitación en las áreas más afectadas del país.

Con miras a promover el acceso de las escuelas y comunidades a herramientas para desarrollar iniciativas escolares para la consolidación de la paz, la reconciliación y la resiliencia, UNICEF lanzó la Estrategia Escuelas en Paz, dirigida a la formación en construcción de la ciudadanía y de una cultura de paz en 39 escuelas de Chocó, Córdoba, Cauca y Caquetá, territorios históricamente afectados por el conflicto armado.

Para fortalecer las capacidades en los municipios prioritarios para ofrecer entornos de aprendizaje a la niñez indígena y afrodescendiente, UNICEF continuó durante 2017 con la segunda fase de implementación de modelos demostrativos de etno-educación en 68 escuelas de Cauca y Chocó. Como resultado, se implementaron iniciativas etno-pedagógicas en escuelas dirigidas por docentes, con la participación de organizaciones comunitarias étnicas; 280 maestros adquirieron herramientas para mejorar las prácticas etno-pedagógicas del aula; dos comités de convivencia escolar desarrollaron estrategias relacionadas con el respeto por la diversidad, la no discriminación y la resolución pacífica de conflictos.

Se continuaron realizando labores de abogacía e incidencia frente al Ministerio de Educación Nacional en torno a la educación rural y la etnoeducación en 68 escuelas de Cauca y Chocó.

Protección de la niñez

Este componente o área aborda los derechos de la niñez tanto dentro del contexto del conflicto armado como en otros contextos sociales. A través de esta área, UNICEF apoyó al Gobierno Nacional, a las autoridades locales y a las comunidades, en la implementación de programas e iniciativas que promueven la protección de la infancia víctima del conflicto armado, para asegurar su acceso a la justicia transicional y garantizar procesos de reintegración con énfasis comunitario para aquellos niños, niñas y adolescentes que han sido reclutados por grupos armados al margen de la ley - DDR (desarme, desmovilización y reintegración).

En ese sentido y por solicitud del Gobierno Nacional, UNICEF durante 2017 apoyó la implementación del Acuerdo de Paz, liderando el proceso de salida, acogida y atención transitoria de 116 adolescentes que salieron de las filas del FARC-EP.

Diez Lugares Transitorios de Acogida en siete departamentos fueron identificados y dotados para asegurar la atención inicial de este grupo, incluyendo atención médica y psicosocial; servicios de registro civil; acceso a la salud, educación y restablecimiento de derechos; reencuentros familiares; y capacitación en habilidades de comunicación, resolución de conflictos; deportes, recreación y artes, entre otros.

Brindamos asistencia técnica para la incorporación del enfoque de derechos de infancia y adolescencia en la fase de alistamiento de nuevos mecanismos de justicia transicional que surgieron del acuerdo entre el gobierno de Colombia y las FARC-EP.

En Acción Contra Minas, UNICEF desarrolló con Descontamina Colombia un sistema de gestión de calidad de la Educación en el Riesgo de Minas (ERM). Este sistema está orientado al mejoramiento continuo de las organizaciones de ERM a través de la acreditación y la certificación, que buscan asegurar que las personas que son multiplicadores de comportamientos seguros, cumplan los requerimientos técnicos y metodológicos para hacerlo. Adicionalmente, UNICEF y Descontamina Colombia, implementaron el Modelo Nacional de ERM en ámbitos educativos para que las comunidades educativas de 5 departamentos del país (Chocó, Nariño, Antioquia, Norte de Santander y Arauca) y 4 municipios de cada departamento, desarrollen competencias para el autocuidado frente al riesgo generado por la presencia de Minas Antipersonal, Municiones Sin Explosionar y Artefactos Explosivos Improvisados. 102 docentes fueron entrenados en ERM y realizaron réplicas con 9.000 niños, niñas y adolescentes, sus madres y padres de familia.

En materia de justicia transicional, UNICEF brindó apoyo a la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, en el desarrollo de sistemas de reparación colectiva que incluyan la participación de niños.

Con el fin de promover la participación de los menores de 18 años en los procesos de consolidación de la paz y la reconciliación, UNICEF transfirió la metodología y la implementación del modelo Somos Paz a ocho socios. Este modelo se implementó exitosamente en Sucre, Boyacá y Cundinamarca, involucrando a 2.011 niños en el proceso de consolidación de la paz. Los proyectos piloto iniciados en 2017 se llevarán a escala durante 2018 a través de 18 proyectos comunitarios en siete departamentos.

Ante la emergencia ocurrida en Mocoa, Putumayo, UNICEF respondió con intervenciones en agua saneamiento e higiene, educación y protección integral.

Un segundo resultado esperado de este componente programático es que niños de las áreas geográficas prioritarias tengan acceso a sistemas de protección infantil que les permiten vivir libres de violencia, abuso y explotación, con un enfoque particular en la violencia de género. En este sentido UNICEF apoyó dos estudios innovadores en Chocó, Córdoba, Valle del Cauca, Putumayo y Amazonas, que se centraron en la relación entre las normas sociales predominantes y la violencia de género contra la niñez, y la identificación de ejemplos exitosos de gestión de la información en programas contra la violencia hacia la niñez y la adolescencia.

UNICEF avanzó en la iniciativa relacionada con la prevención y respuesta a la explotación sexual comercial y la trata de niños, niñas y adolescentes en los tres países de la Triple Frontera del Amazonas; participación en el diálogo a nivel nacional sobre las convergencias entre los sistemas jurídicos indígenas y el sistema nacional de justicia en cuestiones relacionadas con la violencia basada en género; y abogacía a nivel nacional en torno a la política pública de explotación sexual.

En relación con las y los adolescentes acusados de la comisión de delitos, UNICEF acompañó a las entidades de Coordinación del Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes en su fortalecimiento para la adecuada implementación del Sistema y ha fortalecido el trabajo de los comités locales del sistema de justicia juvenil.

En el ámbito de la prevención del reclutamiento, desde principios de año, UNICEF brindó asistencia técnica y apoyo a socios clave del gobierno y agencias de cooperación para ayudar a formular la nueva política nacional de prevención del reclutamiento y utilización, en el contexto del posconflicto.

En respuesta a la emergencia ocurrida en Mocoa, Putumayo, UNICEF y sus socios instalaron tanques de agua y rehabilitaron puntos de agua en las escuelas afectadas, adquiriendo y distribuyendo filtros de agua, paquetes de purificación con instrucciones y kits de higiene para las familias y las escuelas afectadas. En educación, la Oficina de País proporcionó a la Secretaría de Educación dos salones de clases temporales, 3.770 kits educativos para estudiantes y 75 kits de maestros para las aulas. Para la protección de la infancia, UNICEF organizó talleres de capacitación sobre el impacto psicosocial, dirigidos a docentes y funcionarios escolares, así como la implementación del programa "Retorno a la Alegría" en el que adolescentes capacitados brindaron apoyo entre pares a unos 2.000 niños en edad escolar. En total, unos 6.000 niños, niñas y adolescentes se beneficiaron de las diversas intervenciones de emergencia.

Supervivencia y desarrollo infantil

El componente programático Supervivencia y Desarrollo Infantil busca garantizar que los menores de 5 años de comunidades rurales, indígenas y afrodescendientes se beneficien de la estrategia nacional De Cero a Siempre y otras políticas relevantes.

El área orientó sus esfuerzos en el nivel nacional y territorial al fortalecimiento de capacidades de diferentes actores, logrando que: i) 828 personas que trabajan en salud estén mejor preparadas para el manejo de la desnutrición aguda en niños menores de cinco años y 50 trabajadores de la salud de La Guajira y César en prácticas que salvan vidas y favorecen el adecuado manejo del parto y puerperio; ii) 12.810 niños, niñas y adolescentes y 808 profesores de 16 instituciones educativas rurales capacitados en prácticas clave de higiene, actividad física y alimentación saludable; iii) 101 profesionales de la salud, educación, bienestar, y justicia formados en derechos sexuales y reproductivos y 195 niñas, niños y adolescentes construyeron 9 iniciativas para reforzar comportamientos positivos en derechos sexuales y reproductivos; iv) 2.751 familias fortalecieron las prácticas de cuidado en el hogar para la prevención de enfermedades trasmitidas por vectores (ETV), acompañados de 170 agentes educativos capacitados en el mismo tema; v) En Chocó, Córdoba y La Guajira se continuó con el fortalecimiento de prácticas familiares que promueven el cuidado y la crianza en la primera infancia.

Con una cobertura de 3.246 familias, se logró que en promedio los tres departamentos alcanzaran una reducción de 6 y 16 puntos porcentuales en la prevalencia de diarrea y gripa respectivamente.

UNICEF orientó sus esfuerzos en el nivel nacional y territorial al fortalecimiento de capacidades de diferentes actores, en Supervivencia y Desarrollo Infantil.

En cuanto al registro civil, el número de niñas y niños sin este documento disminuyó, especialmente en La Guajira, pasó de 69 casos en 2015 a 25 en 2017. A nivel comunitario y familiar se fortaleció el rol masculino en el cuidado y crianza de la primera infancia, logrando mayor receptividad de esta población, no solo como proveedor sino como potenciador de la crianza de las niñas y los niños.

En incidencia y abogacía: i) se incluyeron en la encuesta de calidad de vida dos preguntas para medir la promoción de higiene en los hogares; ii) con el viceministerio de agua y saneamiento se desarrolló la política sectorial rural para el uso de tecnologías alternativas y una propuesta preliminar para reglamentar el título V del Decreto 1953/2014, para la provisión y administración de los recursos de agua y saneamiento para pueblos indígenas; iii) a nivel territorial la formulación de dos proyectos intersectoriales para la consecución de recursos para la prevención del embarazo en la adolescencia; iv) con el Congreso de la República y ONU Mujeres se inició la primera fase para hacer de esta institución un espacio amigo de la lactancia materna, en respuesta al plan de equidad de género del Congreso y la Ley 1823/2017; v) se fortaleció el modelo de educación para la paz del Ministerio de Educación con los módulos de la estrategia de Estilos de Vida Saludable.

En gestión del conocimiento: i) se llevó a cabo la evaluación de la adherencia y costo-efectividad del lineamiento para el manejo de la desnutrición aguda en niños y niñas de 0-59 meses en el departamento de La Guajira; ii) se desarrolló la guía ¿Qué hacer durante y después de la emergencia, para promover el desarrollo de niñas y niños de la Primera Infancia -PI-?, socializada con el gobierno nacional y que se incluirá en los desarrollos de la estrategia De Cero a Siempre; iii) se elaboró material educativo orientado a familias, para incidir positivamente en el proceso de desarrollo de las niñas y los niños, a detectar dificultades, rezagos o alteraciones y a mitigar cualquier impacto negativo derivado de ellas; iv) se formuló de manera coordinada con la Comisión Intersectorial para la Atención Integral de la Primera Infancia (CIPI),se formuló y se validó el lineamiento de la modalidad familiar de educación inicial alineado al marco de la Política de Estado De Cero a Siempre.

12.810 niños, niñas y adolescentes y 808 profesores de 16 instituciones educativas rurales fueron capacitados en prácticas clave de higiene, actividad física y alimentación saludable.

Movilización y recaudación de fondos del sector privado

UNICEF logró cerrar el 2017 con 42.981 amigos de los niños y niñas, con un promedio de aporte de $38.000 y un ingreso total del canal de COP$15.8 mil millones, evidenciando una vez más la confianza de nuestros Amigos de los Niños y las Niñas y el manejo transparente de los recursos.

Los nuevos 17 mil donantes que se unieron a la misión de UNICEF durante 2017 aportaron el 20% de nuestros ingresos anuales. A lo largo del año continuamos con nuestras campañas cara a cara en Colombia y gracias a la labor de estos equipos de recaudo, se logró adquirir el 50% de los donantes nuevos.

Las estrategias realizadas en plataformas digitales permitieron llegar a nuevos Amigos de los Niños y Niñas e hicieron posible que UNICEF atendiera emergencias locales como la ocurrida en Mocoa, Putumayo, así como emergencias en otros países, como el terremoto en México.

Cerramos el año con 42.981 amigos y con un ingreso de $15.8 mil millones de pesos recaudados del sector privado.

Nuestro compromiso es continuar trabajando por sumar nuevos amigos de los niños y niñas UNICEF, así como mantenerlos informados en los programas de UNICEF para que tengan la tranquilidad sobre la destinación de sus aportes y sigan confiando en la Organización líder en temas de Niñez en Colombia y en el mundo.

A todos ellos agradecemos su confianza y solidaridad para mejorar la calidad de vida de las niñas, niños y adolescentes de Colombia y el mundo.

Alianzas corporativas

Durante el 2017 UNICEF continuó trabajando para consolidar sus aliados del sector privado, entre los cuales se destacan:

Productos Familia con todo su portafolio de pañales y pañitos marca Pequeñín, que continuó destinando recursos para combatir la desnutrición en La Guajira. Gracias a este apoyo, UNICEF y sus aliados pudieron alcanzar logros tangibles en materia de nutrición, registro civil, vacunación y planificación familiar.

Con Supermercados OLÍMPICA culminamos un primer ciclo de 3 años de alianza con la empresa y su fundación, donde gracias a los recursos recibidos de esta última y de los clientes de la cadena de supermercados, se financió el Programa Seres de Cuidado en comunidades de Córdoba y La Guajira. Al cierre del programa se lograron importantes hitos en la reducción de la prevalencia de enfermedades causantes de mortalidad infantil, en la promoción de la lactancia materna exclusiva y en el cumplimiento de pautas básicas de aseo en los hogares.

A través de su marca de ropa infantil Baby Fresh, el grupo Crystal lanzó su primera colección en beneficio de niñas y niños del Chocó. Esta iniciativa permitió alcanzar logros cuantificables en materia de vacunación, lactancia materna y agua segura en comunidades en ese departamento.

Así mismo hubo un gran compromiso del sector privado en Colombia al apoyar la emergencia ocurrida en Mocoa, Putumayo, donde varias compañías como Mercado Libre, Grupo Mexichem - Pavco, el Club el Nogal, General Electric, Google, Grupo Familia y la Unión de Colegios Bilingües (UCB), respondieron con generosidad a nuestro llamado.

Agradecemos también a todas las organizaciones que nos acompañaron durante el 2017:Universal Studios, Johnson & Johnson, Hoteles Estelar, Hotel Caribe, GEF, Legis, Hotel Capilla del Mar, Hotel Santa Clara y Unysis.

Uno de los logros más importantes que alcanzamos este año fue la alianza con el Banco de Bogotá, donde invitamos a sus tarjetahabientes a convertirse en Amigos de los niños y niñas, logrando cerrar con más de 2.000 nuevos amigos.

Dentro del sector bancario tuvimos otro aliado, el Banco Pichincha, que a través de su producto insignia “crédito educativo” apoyó los programas de atención a la desnutrición en el país.

Carrera Atlética UNICEF 10K

La carrera atlética UNICEF 10K se celebró con éxito, convocando a más de 6.000 corredores en su novena edición. Agradecemos a Powerade, el patrocinador principal y a la Cámara de Comercio de Bogotá, Banco de Bogotá, Baby Fresh del grupo Crystal y el Instituto de Recreación y Deporte por su participación.

mobilization
mobilization
mobilization
mobilization
mobilization
mobilization

COMUNICACIONES

communicationsDurante 2017, UNICEF continuó impulsando el poder de la comunicación para promover los derechos de la niñez y la consolidación de la paz en Colombia. Nuestra estrategia de comunicaciones tuvo como objetivos; abogar, generar conciencia pública y apoyo a los derechos del niño y fortalecer el posicionamiento de UNICEF para movilizar y recaudar en favor de la infancia y la adolescencia.

Aunque el contexto colombiano implicó desafíos en materia de comunicaciones, especialmente en comunicaciones externas de reintegración de niños de FARC-EP -por la necesidad de protección de estos niños desvinculados-, durante 2017 mantuvimos un mensaje positivo con resultados esperanzadores para la infancia en Colombia.

Armonizamos nuestro trabajo de comunicaciones con las áreas programáticas de la oficina y de movilización y recaudación de fondos, en beneficio de las niñas, niños y adolescentes.

En este sentido y bajo la bandera de los derechos de la niñez, la inclusión y la paz, las actividades de comunicaciones de UNICEF en 2017 se enfocaron en aspectos que abarcan desde la salud y la higiene, la educación y el desarrollo, hasta la inclusión de la infancia en las políticas, leyes y presupuestos nacionales. Las actividades de comunicaciones también dedicaron especial atención a la promoción de la igualdad de género, así como a la protección de la infancia y la eliminación de la violencia contra la niñez y la consolidación de la paz en el territorio colombiano.

Contribuimos a la comunicación integrada de ONU; colaborando en los comités de comunicaciones del Sistema de Naciones Unidas, en espacios como la Feria del Libro, haciendo llamados públicos conjuntos contra diferentes tipos de violencias y coordinando participación de embajadores de buena voluntad, como facilitadores en actividades relacionadas con los ODS, tales como La Lección Más Grande Del Mundo, en la que participaron 5.000 niños con 600 jóvenes que apoyaron actividades como la mencionada.

Nuestra estrategia de Embajadores de Buena Voluntad, con 8 visitas a iniciativas programáticas y su participación en campañas de recaudo, resultó siendo muy poderosa para lograr comunicar y alzar las voces de niños, niñas y adolescentes.

En términos de innovación, avanzamos en los medios tradicionales, que representaron el 82% de los mensajes sobre niñez, en una muestra seleccionada de las principales organizaciones enfocadas en la infancia en Colombia. También UNICEF amplió su alcance en las redes sociales en 22%, lo que representa entre los cubrimientos digitales y de medios tradicionales, 525 millones de visitas, a mensajes de infancia, emitidos por UNICEF Colombia en medios tradicionales y digitales.

Nuestra estrategia de comunicaciones tuvo como objetivos: abogar, generar conciencia pública y apoyo a los derechos del niño y fortalecer el posicionamiento de UNICEF para movilizar y recaudar en favor de la infancia y la adolescencia.

También reconocimos que algunas formas tradicionales de comunicación aún funcionan mejor en ciertas circunstancias, por ejemplo, al hacer uso de redes comunitarias y de la comunicación cara a cara para facilitar información sobre el trabajo de UNICEF.

Campañas como el Día Mundial del Niño, realizada con el apoyo de Caracol TV y Caracol Inspira, el Día del Padre y el Día de la Niña, entre otros, fortalecieron nuestra presencia pública .

Ayudamos en la visita del Comité Nacional de UNICEF Noruega, generando historias de interés humano para su Teletón nacional, basadas en la estrategia Escuelas en Paz y las estrategias de Educación sobre el Riesgo de Minas (ERM), en antiguas zonas de conflicto, lo que a su vez ayudó a recaudar fondos significativos para esos proyectos en Colombia.

Agradecimientos a donantes tradicionales y aliados

Reconocemos y agradecemos de manera especial a cada uno de nuestros donantes individuales, socios operadores, sociedad civil, medios de comunicación, agencias de comunicaciones, a la empresa privada, a la academia, al Sistema de las Naciones Unidas y a los países donantes, pues la labor de UNICEF en favor de la garantía de los derechos de la niñez, solo se puede lograr en equipo.

Gracias a TBWA la agencia estratégica y creativa que aportó por otro año consecutivo todo el trabajo creativo que requiere UNICEF para acompañar el desarrollo de varias campañas.

También a Publik y al área de Responsabilidad social de Caracol Televisión, gracias por ampliar la voz de las niñas, niños y adolescentes de Colombia y del mundo.

A NetBangers agencia digital queremos expresarle un agradecimiento especial por el trabajo probono que desarrolla para UNICEF en manejo de diferentes asuntos digitales en medios sociales.

Reconocemos el fundamental y representativo apoyo en 2017 recibido por:

El Comité Nacional de UNICEF en los Estados Unidos (UNICEF USA), USAID, El Gobierno de los Estados Unidos de América, el Comité Nacional de UNICEF en Alemania, El MDTF, UNODC, el Gobierno de Colombia, el Comité Nacional de UNICEF en Islandia y La Comisión Europea (European Commission/EC).

De nuestros Embajadores de Buena Voluntad

ambassador
DANIELLA ÁLVAREZ

Necesitamos entender que en Colombia la desnutrición, el analfabetismo, el abuso sexual y el abandono para con los niños y las niñas es un flagelo que carcome a la sociedad.

ambassador
BELKY ARIZALA

La infancia debe ser protegida para tener un presente asegurado con dignidad, oportunidades y derechos. Siendo embajadora de UNICEF, he llegado por fin a lo que quería ser de adulto y es SER NIÑA de nuevo.

ambassador
MARCELA CARVAJAL

El mundo cambiaría sin duda, si al menos a una generación de niños le pudiéramos evitar el maltrato, la incomprensión y las carencias. Los invito a que lo intentemos.

ambassador
ANDRÉS CEPEDA

La infancia debe ser protegida porque es semillero de la sociedad y porque lo que no hagamos ahora mismo por ellos, no lo podremos hacer después.

ambassador
IVÁN LALINDE

Los niños son importantes para mi país porque son el alma, son el presente, son la pura esencia de nuestra vida. Qué aburrido y qué triste sería este mundo sin una buena carcajada de un niñ@.

ambassador
AIDA MORALES

El Estado y nosotros tenemos un compromiso vital, fundamental y serio con nuestros niños, niñas y adolescentes, su desarrollo y el respeto por su integridad y sus derechos. Yo me comprometo.

ambassador ambassador
JOHANNA MORALES

Vivimos tiempos que nos muestran una realidad que sobrepasa la capacidad discursiva. Por esto es importante la conciencia y el resguardo sobre los derechos de cada niño, generando encuentros que les permitan formarse como individuos capaces de hacer país. Somos responsables de entregarles las herramientas que dan empatía, amor, educación, seguridad y salud.

ambassador ambassador
CAROLINA CRUZ

Desde que me convertí en tía mi sensibilidad hacia los niños es especial y ahora que soy mamá muchísimo más. Me preocupa saber que nuestras niñas y niños están desprotegidos, que no los cuidamos en el presente, ellos nos necesitan más que nunca. Quitémonos la venda del desconocimiento de esta compleja situación.

ambassador
NATALIA JEREZ

Debemos volcar nuestra atención en la infancia y protegerla porque son desde ahora, el punto de partida y la oportunidad para sembrar, desde ellos y con ellos, todo lo positivo que queremos lograr como país.

ambassador
KARIN JIMENEZ Y SANTIAGO ARIAS

La infancia necesita de nosotros, necesita atención, amor, educación, privilegios y protección. La infancia debe ser protegida y resguardada de la corrupción propia de la civilización.

ambassador
NAIRO QUINTANA

Nuestra labor es preservar la vida, en buenas condiciones, de nuestros hijos. El amor y ternura que los niños generan con sus acciones, son la mejor recompensa.

ambassador
NICOLE REGNIER

Los niños y las niñas son el presente, debemos ayudarlos, educarlos. ¡Preocuparnos por su felicidad y sembrar en ellos valores, para que recojamos los frutos como sociedad y podamos tener un mejor mundo!

ambassador
MÓNICA RODRÍGUEZ

Si nosotros a través de nuestro trabajo, logramos hacer visibles los problemas sociales, económicos y culturales de nuestros niños, estamos dando pasos de gigante en pro de mejorar su condición.

ambassador
PEDRO RUIZ

Cuando me piden que responda a la pregunta por qué la infancia debe ser protegida, siento que nuestra especie está en peligro. No tengo respuesta, es algo que todos deberíamos saber por naturaleza, sin la menor explicación.